¿El orgullo de ser paraguayo?
Fecha: 05-07-2019 17:42:12 | Visitas: 348
Luego de ver la triste imagen de dos niñas de 7 y 5 años cada una tal vez, abrazadas para darse calor mutuamente ante la ola de frio que entró en nuestro país, ya no se si puedo decir con seguridad que me siento orgulloso de ser paraguayo.

Esas dos niñas, tenían como vestimenta un abrigo deportivo al que llamamos “Buzo”, zapatillas deportivas (champión) pero sin medias, lo cual es lo mismo que hubieran estado descalzas. Nadie, excepto quien sacó la foto, que retrata la tristeza de todo un país, les hizo caso y más de uno, cientos, habrán pasado a lado de ambas sin prestarles la más mínima importancia.

Cada uno de los que pasaron por allí y las ignoró por completo, lo habrá hecho bien abrigado y pensando en la cama con frazada que lo esperaba para conciliar el sueño bien calentito, no sin antes tomar una sopa bien caliente. ¿Es ese acaso el orgullo de ser paraguayo?, pero por favor.

El orgullo de ser paraguayo debe comenzar por la solidaridad los 365 y también 366 día del año ayudando al prójimo, y no hacer una actividad una vez al año, chocolatata el día del niño o regalo de reyes, y después dejarlos olvidados librados a su suerte.

El orgullo de ser paraguayo es saber  que se tienen autoridades al servicio del pueblo y no el pueblo al servicio de las autoridades, pues bien lo dijo un Nazareno hace más de 2.000 años, el que tiene dos túnicas que le de una al prójimo, y no solo eso, que le de también la capa, pero lamentablemente aquí, en vez de dar se quita y hay cada vez más gente rica y muchísimo más  gente pobre que no sabe lo que es comer 3 veces al día.

La foto de éstas dos niñas, abrazadas para darse calor una a otra en una noche fría, desvirtúa por completo la frase “el orgullo de ser paraguayo” aunque Paraguay salga campeón del mundo en fútbol,  hecha por el suelo también la letra de la música “a Dios queremos los paraguayos”, ¿por qué?, porque en esas niñas y otras tantas está Dios, y nadie demuestra que las quieren, simplemente las ignoran, piensan que con rezar y comulgar es suficiente.

Finalmente, gobernar no es un país donde esporádicamente se dan dádivas y se realizan actividades paralos "pobres", gobernar es tener un pueblo 100% educado, con niños felices, sin delincuentes, con trabajo, con oportunidades de crecer y no ser extorsionados, estafados y engañados por entidades como IPS y otras tantas, eso es gobernar, y eso debe ser motivo para decir “el orgullo de ser paraguayo”.

Mientras eso no suceda, mejor meternos el orgullo allá donde no nos llega el sol. Que cada un o piense a que podría referirme.

Alejo Mendieta



Buscador
Lo Ultimo