Se sospecha que FTC prolonga el conflicto con EPP por conveniencia
Fecha: 14-02-2018 20:15:24 | Visitas: 305
La intervención de la Fuerza Pública en el conflicto armado del norte de la Región Occidental del país tiene un resultado rotundamente negativo para los fines de la política de defensa del Estado y para la imagen de las Fuerzas Armadas. La opinión pública está cada vez más convencida de que no existe una voluntad política firme para acabar con el EPP y que por el contrario, los gobiernos de turno solo se limitan a seguirle la corriente.

Se manejan varias hipótesis y conjeturas con respecto a por que la Fuerza Pública y la Senad no terminan con este problema, teniendo en cuenta el tiempo transcurrido (1992 año en que el partido Patria Libre decide crear su brazo armado), a pesar de los recursos en armamentos y presupuesto con que cuentan las fuerzas operativas. 

1. Hipótesis de recuperar el poder 

Se piensa que al tener supremacía las Fuerzas Armadas en la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) por sobre la Policía Nacional (PN) y la Senad, hay de por medio un cálculo de buscar a través de la intervención en un conflicto armado un espacio de poder, que no será igual al que tenían durante la dictadura, pero que valdría igual para coparticipar en la toma de decisiones políticas juntamente con el poder real y el poder político constitucional, que no puede prescindir de sus opiniones y asesoramiento cuando se trata de temas de seguridad. 

Es probable que la idea de reavivar el Servicio Militar Obligatorio como una propuesta electoral responda a las demandas (a los candidatos) de sectores militares que buscan incidir en el poder y la sociedad a través del reclutamiento y la disponibilidad de recursos humanos gratuitos para el servicio doméstico y particular de generales y coroneles. 

2. Hipótesis de la sobrevivencia institucional 

También se conjetura que los conflictos creados como el que existe en San Pedro y Concepción son oportunidades que se presentan para que los líderes militares planteen la incursión de la institución en las alternativas de solución. Esta hipótesis se adecua al debate aún abierto sobre el nuevo rol de las Fuerzas Armadas en el cual se abre una corriente que busca eliminarla y otra que plantea asignarla nuevos roles en tiempos de paz y en situaciones de emergencia. Los conflictos mantienen a la institución en el área de interés, pero la paz plantea la duda sobre su continuidad. 

3. Hipótesis de estabilidad laboral 

Las Fuerzas Armadas y las fuerzas policiales son vehículos de movilidad social de las familias, especialmente del interior del país para que los hijos puedan tener una carrera y un ingreso seguro. En la milicia particularmente los ingresantes adquieren estabilidad, lo que constituye un factor muy apreciado por los padres que desean asegurar el futuro de los hijos varones, con un sueldo seguro, ascenso periódico, estudio gratuito y una jubilación asegurada. 

Los jefes militares conviven con el temor de que un eventual debate en la sociedad civil sobre el rol de las Fuerzas Armadas concluya con la idea de achicar la institución inclusive de eliminarla para orientar su presupuesto a otras necesidades. En ese caso se produciría una multitud de desocupados para quienes el Estado carecerá de respuesta. 

Una forma de evitar esta situación posconflicto es participando en los conflictos, de prolongarlo y en lo posible creando “héroes” militares para una sociedad estresada y predispuesta a premiar a quienes se “arriesgan” por ella en un clima de inseguridad y desprotección. 

4. Hipótesis de participar de la corrupción 

Otra interpretación de la falta de resultados positivos en la lucha contra el EPP es la que supone que la prolongación del conflicto favorece a los líderes de las instituciones coparticipantes a participar de la corrupción. La intervención en el conflicto demanda cada vez más presupuesto, discrecionalidad en su ejecución, favoritismo, compra de equipamientos, entre otros, que solo es posible en el campo estrictamente político. 

Las razones 

Los motivos de estas conjeturas son la falta de resultados en la intervención del conflicto, el prolongado tiempo dedicado al intento de eliminarlo, el gran volumen de presupuesto destinado a la FTC y el incumplimiento de los propósitos de la Política de Defensa del Estado. 

El EPP se creó en 1992, en el año 1997 ya dio su primer golpe (fallido) contra el Banco Nacional de Fomento de Choré, produjo 12 secuestros desde el año 2001, 28 asesinatos y más de 20 ataques a unidades productivas con sus respectivas herramientas de trabajo.

 

Nota: Edwin Britez

Fuente: www.abc.com.py



Buscador
Lo Ultimo
22
03-08-2018 12:24:19